banner

Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar

Noticias

Noticias

Mejoramiento de las prácticas escolares de gestión curricular

En su proyecto de Magister en Educación, Priscilla Gálvez, señala que existe poca evidencia a nivel nacional sobre la forma en que se gestiona el currículum escolar, en escuelas chilenas que han mejorado sus resultados de aprendizaje, en periodos prolongados de tiempo. Cómo lo hicieron y bajo qué condiciones, son las preguntas que subyacen al presente estudio de caso, que indaga en las prácticas de gestión curricular, desarrolladas por la Escuela D-58 Japón, de dependencia municipal, ubicada en la Comuna de Antofagasta.

En el periodo de una década, la escuela logró mejorar progresivamente en el SIMCE de 4° básico, incrementando 24 puntos en lectura, con una reducción de los niños iniciales de 46% a 16%, lo mismo en matemáticas, aunque con un menor rendimiento, logrando un alza de 21 puntos y disminuyendo los alumnos iniciales de 43% a 21%. Evidentemente, el incremento de los indicadores de equidad y calidad que exhibe la escuela Japón, evidencian que es capaz de ofrecer mayores oportunidades de aprendizaje a sus estudiantes, pero también, permiten inferir la existencia de capacidades internas que hicieron sustentable su efectividad a lo largo de los años.

Adicionalmente, el análisis en profundidad de esta escuela indica, que tras casi 10 años de gestión, correspondiente al periodo 2002/2010, analizado en este estudio, la escuela Japón, pese a atender históricamente a una población vulnerable, agrega un valor mayor al rendimiento de sus estudiantes, si se compara su desempeño con otras escuelas del país en iguales condiciones. Por otra parte, también ha logrado cierta estabilidad en su planta docente, con un porcentaje de retiro de profesores, que no supera el promedio nacional y al que se suma un equipo directivo, que a la fecha, ha logrado una larga permanencia liderando la escuela, aspecto que sin duda facilitó la puesta en marcha de innovaciones en el ámbito curricular y en otras esferas de su gestión.

Los resultados del estudio muestran, que la sostenibilidad del mejoramiento curricular de la escuela Japón, se puede comprender desde la incorporación de nuevas prácticas institucionales, movilizadas por la presencia de un fuerte liderazgo instruccional y un alto compromiso docente. Estos factores en conjunto, facilitaron la transformación a nivel de aula y fueron modificando la cultura de trabajo de los docentes. La historia de la escuela también muestra, como el estilo de dirección escolar fue clave en tensionar y apoyar el flujo de estos cambios, instalándolos en algunas ocasiones de manera progresivas y otras veces abruptamente, con todos los costos que aquello implicó.

En definitiva , lo que podemos apreciar son prácticas de carácter puntual y acotadas a ciertos niveles y sectores de enseñanza, el estudio encontró que algunas de ellas son: el uso de una planificación diseñada externamente por Aptus en lenguaje, matemáticas y ciencias,- y desplegada en primer y parte del segundo-, la construcción de una cultura de evaluación centrada en habilidades y focalizada principalmente en lectura y matemática, el uso de pruebas tipo ensayo SIMCE para evaluar los aprendizajes a nivel de escuela, y finalmente la agrupación de estudiantes por niveles de logro para reforzamiento educativo. Todo aquello funciona coordinadamente a nivel institucional gracias a equipos que supervisan el trabajo curricular principalmente por nivel y departamento, promoviendo una cultura de enseñanza basada en datos, soportada por espacios de reflexión, en donde la participación docente es clave y el asesoramiento educativo, estratégico, para generar acciones de re-enseñanza. También se encontró la existencia de espacio de desarrollo para docentes, enfocados en el uso de algunos programas de apoyo al aprendizaje, que la escuela asumió por política ministerial o gestión propia.

De la experiencia de esta escuela se puede extraer una importante lección: el nivel socioeconómico de los alumnos no ha cambiado, los profesores no cambiaron, pero lo que si cambió en el tiempo, fue la capacidad del liderazgo que la directora y su equipo, ofreció a sus profesores para que mejoraran. De ahí, la importancia de preguntarnos ¿Cómo lo hizo el equipo docente de esta escuela? ¿Qué podemos aprender de ellos? ¿Cuánto podemos replicar?