banner

Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar

Noticias

Noticias

Experticia Directiva

El siguiente artículo, escrito por Nicolás Majluf, profesor de la Facultad de Ingeniería UC, señala que en Chile se ha avanzado en la cobertura educativa, aunque ciertos índices de calidad siguen siendo bajos. La insuficiencia de nuestros logros se evidencia en la inequidad del sistema: el nivel socioeconómico de la familia es el fac­tor condicionante del desempeño escolar. Revertir esta situación es una tarea prioritaria.

Se trata de una problemática difí­cil de abordar, dada la complejidad del sistema educativo. Es clave ge­nerar círculos virtuosos de cambios positivos, y entender que en la ca­lidad influyen variables externas al establecimiento -propias de la rea­lidad social- y otras relacionadas con aquello que se puede hacer al in­terior de cada escuela. Las primeras son difíciles de modificar y demoran años; sin embargo, las segundas son modificables en cualquier momen­to y tienen posibilidades de logro en el corto, mediano y largo plazo.

Así, la gestión escolar y, particu­larmente, la gestión sutil, pueden hacer un aporte mediante cambios focalizados, progresivos, que im­pactan positivamente en las condi­ciones necesarias para hacer efecti­vos los procesos de enseñanza-aprendizaje. Algunas de sus claves son: a) la creación de un clima que ponga énfasis en lo académico, b) un proyecto educativo con altos estándares de desempeño, c) la convicción de que todos pueden aprender, d) la capacidad de los profesores para motivar a sus alumnos por el apren­dizaje y e) su compromiso con su la­bor como docentes y con el estable­cimiento educacional. Asimismo, es importante que los profesores puedan participar en algunas deci­siones, sobre todo las referidas a lo que ocurre en el aula.

Visto así, los pilares del mejora­miento escolar son el liderazgo del director y la calidad del profesor.

En relación al rol directivo, es po­sible hablar de una mayor o menor experticia, según las características y capacidades demostradas en la la­bor de dirección de un estableci­miento escolar.

 

Director experto

Un director experto (ver imagen), es capaz de abordar problemas complejos sin intimi­darse; enfrentar las diversas situa­ciones con capacidad de análisis y decisión; planificar anticipada­mente sus acciones, creando una agenda u hoja de ruta, y hacer pro­puestas racionales basadas en la in­formación y el conocimiento.

Por otro lado, un director experto da prioridad a las consecuencias de su actuar, a situaciones extraordina­rias y cotidianas que impactan a la escuela y al desarrollo académico de sus estudiantes por sobre las con­secuencias que estas tienen para sí mismo. Su actuación se basa en los principios que guían su conducta, no se detiene ante posibles restriccio­nes y busca soluciones alternativas. Finalmente, ayuda a mantener la comunidad escolar en calma, sin ansiedad ni temores. En definitiva, el director ejerce liderazgo, variable clave para generar cambios en nuestras escuelas.

Esta capacidad directiva es par­ticularmente importante en entor­nos vulnerables, en los que la rea­lidad social tiene mayor impacto en el desempeño escolar y en los que, a su vez, la escuela puede ge­nerar una influencia positiva y de mayor alcance en el desarrollo de sus estudiantes. Para enfrentar realidades de pobreza, ruptura fa­miliar, salud frágil, movimientos demográficos, entre otros, es aún más importante proponer un cu­rrículum coherente con altos es­tándares de desempeño y promo­ver un sentido de comunidad en­tre los profesores.

Asimismo, es necesario desarrollar en las familias una cultura educacio­nal que dé importancia al trabajo in­telectual y la educación, establezca hábitos y proporcione condiciones para el estudio en el hogar. Esto puede hacerse, por ejemplo, a través de programas de educación de los padres o esfuerzos para facilitar el acceso a los programas sociales cen­trados en las necesidades de los niños y sus familias.

Por último, es central expandir el "capital social" de los estudiantes, para conectarlos con las redes socia­les que facilitan su paso por la escue­la y formarlos en los conocimientos y normas que permiten una mejor integración social.