banner

Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar

Noticias

Noticias

¿Cómo influyen los lideres expertos en la enseñanza y el aprendizaje?

La investigación sobre liderazgo escolar, y específicamente sobre liderazgo instruccional generada alrededor del mundo busca explicar el  efecto de este liderazgo en la mejora de prácticas de los profesores y por ende, en los logros académicos de los estudiantes. Por liderazgo instruccional se entiende la  influencia ejercida al interior de la organización para lograr que la enseñanza y el aprendizaje de los estudiantes sean cada vez más profundos. El conocimiento acumulado en los últimos 40 años ha permitido avanzar en la definición de las dimensiones que conforman este liderazgo instruccional, pudiendo ser identificadas, sistematizadas y comparadas en distintas latitudes.

En nuestro contexto, junto a otros académicos la profesora Magdalena Müller (ver imagen), Jefa del Sistema de Prácticas de la Facultad de Educación UC, ha sistematizado el análisis de prácticas expertas de liderazgo instruccional y especialmente relevantes han sido sus aplicaciones en formación inicial y permanente de profesores.  

Para ello el análisis de los estudios y autores que convergen en la identificación de algunas de las dimensiones más importantes que caracterizan esta influencia. Autores como Robinson (2007), Hattie (2012) , Marzano (2003), a nivel internacional y Volante (2010) a nivel nacional, muestran que efectivamente el liderazgo de los directores y de los equipos directivos, cuando tienen un foco instruccional, logra explicar en una magnitud significativa los resultados de aprendizaje. Esta magnitud, si bien es menor que el impacto que tiene el trabajo que los profesores realizan directamente dentro de la sala de clases, operaría conformando una  cadena de influencias para la mejora educativa y el logro de los aprendizajes.

Con el objetivo de poder visualizar y enseñar aquellas prácticas ejercidas por los líderes escolares que han mostrado tener más impacto en los resultados de los estudiantes, Magdalena Múller destaca las cinco dimensiones propuestas por Viviane Robinson (2007) y su equipo, quienes publicaron sus resultados a partir de la revisión de la investigación realizada hasta ese momento.

La primera de las dimensiones detectadas es establecer metas y expectativas. Una de las tareas clave de los líderes escolares, como vimos en ediciones anteriores del boletín, tiene que ver con el planteamiento de metas compartidas centradas en el aprendizaje y de una estrategia que permita su consecución. Las metas, además de marcar cuál será el rumbo de la escuela, también tienen un rol clave en la motivación, tanto a nivel organizacional como de equipos e incluso a nivel individual. Por otro lado, el tener metas claras es el requisito base para fijar expectativas sobre el desempeño en la organización y sobre sus resultados.  Es tarea de los líderes comunicar estas metas y propiciar el involucramiento de los demás miembros del equipo, de tal manera que cada uno sepa qué es lo que se espera de él.

La siguiente dimensión es el manejo estratégico de recursos. Los recursos de una organización, tanto materiales como humanos, son la pieza fundamental para lograr un determinado objetivo. Sin recursos, no es posible construir el camino hacia las metas. El manejo estratégico de los recursos incluye elementos como la contratación de personal calificado, la destinación de insumos y la asignación monetaria a las distintas iniciativas que se estén llevando a cabo. Se trata de asegurar los recursos y su distribución  con propósitos instruccionales.

Es de gran importancia que un líder escolar mantenga un involucramiento directo en la planificación, coordinación y evaluación de la enseñanza y el curriculum. Esto se materializa en la participación en cuatro elementos fundamentales: (1) el involucramiento constante en discusiones sobre temas clave para la enseñanza, como por ejemplo cómo las prácticas de los profesores están impactando en los resultados de los estudiantes; (2) coordinación de los planes y programas que se ejecutan en la organización, lo cual implica la revisión del curriculum, con una intención y acciones concretas para revisar y mejorar, asegurando el logro de las metas de aprendizaje tanto en cada curso como en cada nivel;(3) conocer qué es lo que sucede dentro de la sala, por medio de visitas regulares al aula y retroalimentaciones a los profesores basadas en criterios claros sobre lo que significa una buena enseñanza;  (4) que los líderes aseguren que sus profesores monitoreen los resultados de los estudiantes de manera sistemática, tomando nota de sus progresos y ajustando su enseñanza de manera dinámica.

Para Viviane Robinson, promover y participar en el aprendizaje de los profesores y su desarrollo profesional es la dimensión que más impacto tiene al interior de la organización. Esta supone líderes que no sólo promuevan o apoyen el aprendizaje profesional formal e informal de los profesores y demás profesionales, si no que también participen activamente de estas instancias, ya sea en un rol de aprendizaje, es decir a la par del resto del equipo, o liderándolas. Lo que Robinson pudo ver en su investigación es que en aquellas escuelas en que los profesores reportaban tener líderes que participan activamente en el aprendizaje y desarrollo profesional, más altos parecían ser los logros de los estudiantes.


La última de las prácticas propone que los líderes efectivos aseguran un ambiente ordenado y apoyador. Esto implica crear un entorno que haga posible centrarse en elementos prioritarios: que los profesores se enfoquen en su enseñanza y los estudiantes en el aprendizaje. Para ello, es clave reducir presiones externas e interrupciones, y crear un clima que haga sentirse a los miembros de la escuela seguros, apoyados y reforzados en sus expectativas, tanto dentro como fuera de la sala de clases. Por otro lado, una característica de las escuelas que sobresalen en este aspecto es su capacidad para afrontar los conflictos: sus líderes tienen la capacidad de identificarlos y resolverlos de manera rápida y efectiva.

La investigación ha logrado identificar cuáles son las prácticas más efectivas, pero la invitación no es solo a ejecutarlas, sino también a volverse expertos en ellas, es decir, desarrollar experticia directiva. Un experto es quien demuestra  un desempeño superior en tareas representativas y auténticas de su profesión. Cada una de las dimensiones descritas por Viviane Robinson puede ser calificada como representativa –y más aún, clave- del trabajo de los líderes escolares. En ese sentido, cabe preguntarse cuáles son aquellas que se entienden como prioritarias, y que por ende necesitan más dedicación en tiempo y esfuerzo para perfeccionarse. La respuesta la tiene la misma autora (ver tabla), pues aquellas que marcan un mayor efecto son Establecer metas y expectativas y Promover y participar en el aprendizaje de los profesores y su desarrollo profesional. La primera, tal como se comentó, porque es la que marca el rumbo de la escuela y motiva a sus miembros a seguirlo, y la segunda, por es la que entrega capacidades al interior del equipo docente y profesional para lograrlo.


Para finalizar, es importante recalcar que pese a que las dimensiones destacadas han demostrado ser efectivas a través de distintas realidades, cada contexto es distinto, cada escuela tiene sus propias características y está en una fase distinta de desarrollo organizacional. Estas dimensiones pueden servir de orientación para la reflexión, como líderes y como escuela, de manera de reconocer cuáles son aquellas prácticas en las cuales es necesario poner más énfasis. Lo importante, es poder analizar la propia experiencia al interior de la escuela y buscar las estrategias para asegurar la coherencia con las prioridades y metas establecidas previamente, generando las condiciones que faciliten su cumplimiento.

Texto editado y traducido por Magdalena Müller, Jefa del Sistema de Prácticas de la Facultad de Educación UC, y Claudia Llorente, psicologa del Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar UC.