banner

Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar

Noticias

Noticias

El Desafío de la Mejora Continua de los Profesores

El siguiente artículo, escrito por el profesor Paulo Volante y la psicóloga Claudia Llorente, señala que desde el punto de vista del liderazgo educacional, el interés del Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo UC está puesto en cómo desarrollar capacidades, creencias y actitudes en los profesores, con el fin de mejorar la enseñanza e incorporar prácticas de calidad en el trabajo que desarrollen las organizaciones educativas. Es completamente conocido que el profesor influye directamente en los estudiantes y que a su vez, los directivos influyen directamente en los profesores. De esta manera, los líderes escolares tienen una influencia indirecta en la experiencia y en los logros de los estudiantes, pero que aun así es clave en distintos sentidos.

La formación inicial del un profesor toma entre 1 y 5 años, y sin embargo, su trayectoria laboral puede llegar a 30 o más años de trabajo. Por lo tanto, en al menos 25 años de su recorrido profesional, el desarrollo de los profesores no depende exclusivamente de su experiencia de pregrado. La evidencia dice que la formación inicial de profesores tiene un tamaño del efecto en los resultados de aprendizaje de los estudiantes del orden de d=0,11, según el meta-análisis de John Hattie, lo que equivale a un efecto más bien leve. Sin embargo, el efecto de los buenos profesores es del orden de d=0,4. Entonces, la pregunta es cuáles son las experiencias, hitos, y oportunidades que permiten que el efecto de un profesor aumente desde su formación inicial a su punto de máxima eficacia durante la carrera profesional.

En la literatura se han descrito variadas experiencias de desarrollo profesional, como las comunidades de aprendizaje, las lesson study, la formación continua y perfeccionamiento de calidad, los procesos de feedback, el coaching y los trabajos de apoyo entre pares en general (ver recuadro más adelante). Estas distintas experiencias de desarrollo o aprendizaje profesional son efectivas en distinto grado, pero todas pueden llegar a lograr un efecto sustantivo en la calidad de la enseñanza y en los resultados de aprendizaje, si se realizan de manera sistemática. En términos políticos e institucionales, los directivos escolares cada vez reciben en mayor magnitud la expectativa social de ser formadores efectivos de sus profesores, lo que sin duda es un gran desafío para los directivos, quienes además de hacer funcionar sus organizaciones en términos académicos, pedagógicos y de objetivos institucionales, deben mostrar que son agentes desarrolladores de las capacidades y del conocimiento de los profesores.

Desde ese punto de vista, en un reciente reportaje de la revista Economist de junio de 2016, se intenta argumentar respecto a la pregunta ¿qué significa formar un buen profesor o cómo se hace un buen profesor? Algunas claves del texto se centran primero en derribar el mito de que los buenos profesores nacen. Este, que ha estado presente por largo tiempo en el imaginario común y en los estereotipos, no ha hecho más que limitar los esfuerzos por formar docentes que sean capaces de ejercer su profesión con niveles de excelencia. Ya sabiendo que los buenos profesores no son producto del azar ni de dotes innatos, se remarca la necesidad de una buena formación inicial, en la cual los futuros profesores puedan experimentar en múltiples oportunidades la práctica –o experiencias cercanas a esta- y además aprender aquellos elementos que la evidencia ha mostrado que son más efectivos. Por otra parte, es clave que los docentes reciban en sus organizaciones el impulso y lineamientos claros para continuar mejorando: “con mucha frecuencia se les dice a los profesores qué deben mejorar, pero no se les entrega una guía clara sobre cómo lograrlo” señala Economist. Para esto, no solo se requiere disposición, sino también rigurosidad y sobre todo apertura a realizar un trabajo colaborativo. En una profesión que tradicionalmente ha sido “a puerta cerrada”, como es la de los docentes, esto implica un especial desafío. Ya se ha dado el paso en bastantes países, incluido Chile, para incluir la observación de clases por parte de directores o directivos dentro de las rutinas cotidianas, tal como señala la encuesta Talis del 2013, pero parece no ser suficiente: es necesario ir un paso más allá, incluyendo otros elementos como la mentoría, la retroalimentación como un proceso instaurado e incluso la observación entre pares y enseñanza conjunta. Ya revisamos cómo algunos de los sistemas educacionales más exitosos del mundo también son los que tienen prácticas de colaboración más desarrolladas.

Otro desafío para las escuelas que se describe en la revista es poder definir cómo y hacia direccionar la mejora de sus profesores: por lo general, las organizaciones escolares plantean a sus profesores novatos y expertos tareas con el mismo nivel de dificultad. Esto implica que no está tan evidentemente diferenciada cómo es una práctica “mejor”. El reto para las escuelas es definir de manera precisa cómo son los docentes que aspiran a tener y cuál es el tipo de prácticas que les gustaría ver en sus salas de clases, de manera de trazar también el camino que un profesor debería seguir para pasar de ser un novato a un experto.

Para finalizar, se puede decir que la formación inicial de los profesores efectivamente está mejorando: cada vez los estudiantes reciben una formación más centrada en la experiencia de la sala de clases, cada vez reciben más retroalimentación directa sobre su práctica, y por ende, cada vez están más preparados para enfrentarse al mundo escolar. La pregunta que sigue es cómo pueden hacer las escuelas para seguir potenciando a los profesores, cómo desafiarlos para movilizarlos desde el status quo y que su práctica siga mejorando en la dirección que ha sido previamente definida: la de maximizar el aprendizaje de los estudiantes.

 

Prácticas de desarrollo profesional

Timperley, Wilson Barrar y Fung (2007), han destacado algunos de los elementos clave al momento de implementar iniciativas de desarrollo docente, entre los cuales destacan que se extienda en un período prolongado de tiempo, que se logre comprometer a los profesores para profundizar su conocimiento y aumentar sus habilidades y sobre todo, que se logre desafiar el discurso previo y las concepciones sobre el aprendizaje, sobre todo aquellas que se basan en supuestos más que en evidencia.

Desde el Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar, hemos destacado algunas de las prácticas de desarrollo profesional que han mostrado ser más efectivas:

Microteaching: Práctica que consiste en la grabación en video de una clase, o de un fragmento específico de esta, que permite una discusión de análisis posterior. Su principal impacto es que logra una visualización “microscópica” de alguna práctica que se espere implementar, permitiendo recibir feedback y refuerzos positivos. Normalmente es una práctica utilizada en formación inicial de profesores, pero también se ha traspasado al desarrollo profesional. John Hattie la ubica entre las prácticas que más efecto tienen en el aprendizaje de los estudiantes, con un tamaño del efecto de d=0,88.

Lesson study: Práctica originada en Japón, que pese a haber adquirido diversas modalidades en su implementación, comparte una característica común: se trata de una “observación de clases realizada por un grupo de profesores, quienes recolectan datos sobre la enseñanza y aprendizaje, y los analizan colaborativamente”. El ciclo completo de lesson study normalmente incluye trabajo inicial, en el cual los profesores investigan algún tema específico de la instrucción o del curriculum, luego diseñan una clase en conjunto, ven a un profesor ejecutarla y finalmente discuten y reflexionan a la luz de los datos obtenidos, configurando un ciclo que se repite.

Comunidades de aprendizaje profesional: la literatura las define como un grupo de personas que comparte y reflexiona críticamente sobre su práctica, en un trabajo constante, colaborativo, inclusivo, orientado al aprendizaje y que promueve el crecimiento de los profesores. Entre los factores que hacen efectiva a una comunidad de aprendizaje se encuentran la responsabilidad colectiva, la actitud de investigación, la colaboración y la promoción de aprendizaje personal y grupal (Stoll, Bolam, McMahom, Wallace & Thomas, 2006).

Mentoría: incluye los programas en que profesores experimentados realizan procesos de inducción y socialización en la escuela a profesores novatos. Facilita la entrada a la cultura escolar, la apropiación del curriculum y otorga capacidad para enfrentar desafíos cotidianos. De acuerdo a los resultados de la encuesta Talis 2013, una pequeña proporción (menor al 10%) de profesores en Chile declaró haber contado con un mentor.

 

Referencias

Hattie, J. (2009) Visible Learning: A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement. Milton Park, UK: Routledge.

Lewis, C., Perry, R., Murata, A. (2006). How should research contribute to instructional improvement?. Educational Researcher, 35(3), 3-14

OECD (2014), A Teachers’ Guide to TALIS 2013: Teaching and Learning International Survey, TALIS, OECD Publishing. http://dx.doi.org/10.1787/9789264216075-en

Stoll, L., Bolam, R., McMahom, A., Wallace, M. & Thomas, S. (2006). Professional Learning Communities: A Review of the Literature. Journal of Educational Change, 7(4), 221-258.

The Economist (2016). Teaching the teachers. Retrieved 20 July 2016, from http://www.economist.com/news/briefing/21700385-great-teaching-has-long-been-seen-innate-skill-reformers-are-showing-best

Timperley, H., Wilson, A., Barrar, H., Fung, I. (2007) Teacher Professional Learning and Development: Best Evidence Synthesis Iteration Wellington, New Zealand: Ministry of Education http://educationcounts.edcentre.govt.nz/goto/BES

 

Cómo citar este artículo:

Volante, P., Llorente, C. (2016). El desafío de la mejora continua de los profesores. Programa Avanzado en Liderazgo Escolar UC. Recuperado de http://liderazgoescolar.uc.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=595:el-desafio-de-la-mejora-continua-de-los-profesores&catid=13:noticias&Itemid=291