banner

Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar

Noticias

Noticias

¿Cómo construir equipos de liderazgo con foco instruccional?

Algunos de los conceptos más populares en el mundo en el campo educativo, apuntan a las nociones de Educational Leadership con más de 6 millones de resultados en la web, Instruccional Leadership y Profesional Learning Comunities con cerca 500 mil link y entradas cada uno. Por otra parte, a la hora de escuchar los intereses e iniciativas de mejora de profesores y líderes escolares, estas tres ideas coinciden con el foco de hipótesis de acción que son frecuentemente declaradas y muy valoradas en el momento actual.

Una definición amplia de Comunidades de Aprendizaje las entiende "como un grupo de personas que comparte y reflexiona críticamente sobre su práctica, en un trabajo constante, colaborativo, inclusivo, orientado al aprendizaje y que promueve el crecimiento de los educadores”. En este sentido, un énfasis de las prácticas relacionadas con comunidades de aprendizaje, tiene que ver con las experiencia de los profesores y el desarrollo de un ambiente que privilegia incentivar y motivarlos al trabajo colaborativo. Por ello, entre los factores que hacen efectiva a una comunidad de aprendizaje se destacan la responsabilidad colectiva, la actitud de investigación profesional,   la colaboración y la promoción del aprendizaje personal y grupal (Stoll, Bolam, McMahom, Wallace & Thomas, 2005).

En nuestro contexto y como una estrategia para intencionar esta perspectiva hacia la mejora del aprendizajes de los estudiantes, el equipo PADLE-UC ha logrado obtener evidencia del impacto de prácticas asociadas al liderazgo y las comunidades de aprendizaje, asi como tambien ha conseguiso sistematizar la experiencia de formación en equipos de gestión territorial.

La principal evidencia y resultados obtenidos provienen del proyecto de investigación Influencia del Liderazgo Instruccional en Motivación y Logro Académico en Estudiantes Secundarios (Fondecyt N° 11100466), el cual fue financiado por CONICYT y ejecutado desde la Facultad de Educación de la Universidad Católica de Chile entre los años   2011   y   2013.   La   investigación   se   situó   en   12   establecimientos   secundarios   de   características   similares pertenecientes a la Región Metropolitana, en seis de los cuales se implementó una intervención que involucró a más de cuarenta profesores y directores, además de 900 estudiantes pertenecientes a 1° y 2° año de enseñanza media. El impacto demostrado de estas prácticas se traduce en mejora de variables organizacionales en los docentes y en indicadores de motivación y aprendizaje focalizado en estudiantes.

La hipótesis de trabajo sostenía que la implementación de prácticas de influencia instruccional por parte de equipos conformados por directivos y docentes (ELI), permitiría un incremento en la motivación y una mejora en los resultados de aprendizaje focalizados en la asignatura de matemáticas.

Lo anterior aporta evidencia y experiencia a la proposición de que las iniciativas de mejora son más efectivas cuando se constituye un equipo motivado y orientado por la tarea, el cual probablemente irá aumentando en cantidad de miembros en la medida que existan logros y se cumplan los compromisos iniciales. Durante este proceso se generará una visión común y prácticas compartidas que pueden servir de ejemplo a otros grupos de trabajo y áreas de la organización. Es importante que esta visión compartida sea explícita y visible, y que se manifieste tanto de manera declarativa como en las formas de hacer y evaluar.

Es necesario precisar que el equipo ELI no es una unidad institucional o jerárquica, por lo que pertenecer a él no significa ostentar un cargo, sino que más bien representa aceptar y compartir un desafío. Es importante que en el equipo participen Director y Jefe de la Unidad Técnica o responsable académico del establecimiento y por otra parte, que lo integren profesores de las asignaturas involucradas en la iniciativa de mejora. En este caso, participarán profesores de asignaturas específicas y también otros interesados en apoyar el logro de objetivos y el reforzamiento de los aprendizajes.

En síntesis, un Equipo de liderazgo instruccional (ELI) se conforma en un establecimiento educacional con el objetivo de sistematizar procesos de mejoramiento focalizado. Para lograr la implementación de las siete prácticas de liderazgo instruccional, en primer lugar se requiere explicitar una agenda común entre los miembros que constituyen el equipo. Para ello es importante realizar un diagnóstico y compartir el estado actual de la situación que se quiere intervenir. La propuesta es que el trabajo en equipo sea constante: esto permitirá mantener activo el intercambio de información, generar respuestas rápidas y creativas, conservar una alta motivación, y finalmente, llevar a cabo los cambios esperados.

Paulo Volante y Claudia Llorente, Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar UC.

 

Referencias:

Bolam, R., McMahon, A., Stoll, L., Thomas, S., Wallace, M., Greenwood, A., ... & Smith, M. (2005). Creating and sustaining effective professional learning communities. Bristol: University of Bristol y Departament of Education and Skills.