banner

Programa Avanzado en Dirección y Liderazgo Escolar

Noticias

Noticias

Prácticas de Feedback instruccional

Gran parte de las expectativas sobre la influencia de los directivos y líderes escolares en la mejora de la enseñanza se relacionan con su capacidad para desplegar prácticas concretas que conduzcan el desarrollo pedagógico en sus organizaciones. Esto implica por ejemplo, observar, retroalimentar y crear oportunidades de desarrollo en los profesores. Este razonamiento es central a la hora de discernir cuál es el efecto directo o indirecto de la influencia de los directivos en la mejora instruccional. La tendencia global da cuenta del efecto indirecto que el liderazgo tiene en los aprendizajes y cómo éste es conformado por prácticas concretas que conducen a los aprendizajes: establecer metas y expectativas, obtener y asignar recursos de forma estratégica, planificar, coordinar y evaluar la enseñanza y el currículum, promover y participar en el aprendizaje y desarrollo docente, y asegurar un entorno ordenado y que otorgue apoyo (Robinson, Lloyd y Rowe, 2008). Esta evidencia, sumada a la de Hattie (2008), Marzano (2003) y distintos investigadores del área, se encuentra actualmente en una segunda etapa de desarrollo en la cual nos preguntamos: ¿en qué consisten específicamente las prácticas de desarrollo profesional?. En otras palabras, ¿qué tiene que hacer un líder educativo para mejorar el desempeño de sus profesores?. En ese sentido, esta investigación se enmarca en el proyecto FONDEF ID14I10139 de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que consiste en la creación de herramientas para generar una plataforma virtual de competencias directivas instruccionales (para más información ver: http://mejoresdirectores.uc.cl/).

Una líneas de la investigación se concentra en las prácticas de retroalimentación a docentes que son consideradas como efectivas. Para ello, como parte de su proyecto de Magíster en Educación UC, Christian Lazcano desarrolló un estudio que tiene como objetivo principal diseñar y validar un instrumento que permita evaluar habilidades de retroalimentación en un contexto de simulación. Para hacerlo, un líder escolar, luego de observar una clase en formato de video, debe retroalimentar al profesor (ahora representado por un actor), interacción que fue filmada como insumo para la investigación. Al mismo tiempo, se recolectó información desde la literatura de los últimos 10 años sobre la retroalimentación como dinámica de desarrollo docente, en base a la que se confeccionó el siguiente esquema:

El modelo de retroalimentación (figura 1), pone a la observación de clases como punto de partida del proceso: resulta decisivo observar el triángulo instruccional, es decir a los estudiantes, al profesor y el contenido de la clase para obtener información clave. Entonces, la información de la observación de clases es recogida por el líder, quien utilizando habilidades de retroalimentación es capaz de promover una retroalimentación con sentido formativo-constructivo y auto-reflexivo (auto-retroalimentación). El docente es capaz de proveer nueva información al líder y finalmente, aplicar estrategias de mejora que potencien su enseñanza y, dando partida nuevamente al ciclo de retroalimentación.

El levantamiento conceptual permitió establecer qué habilidades de retroalimentación emergen como soporte concreto del instrumento. Estas habilidades se pueden apreciar en la siguiente tabla:

En una siguiente etapa del proyecto, los modelos conceptuales aquí presentados pudieron ser validados tanto por líderes educativos que realizan retroalimentación (39 participantes), como también por un panel de expertos académicos compuesto por 3 profesores de la Facultad de Educación UC. Los resultados de este proceso validaron los focos de retroalimentación levantados por la literatura y dieron soporte empírico al instrumento de la mano del juicio experto, además de permitir mejorar el instrumento en su forma, haciéndolo más ligero y sencillo de aplicar.

Por último, con el instrumento ya finalizado, éste se pudo aplicar en las situaciones simuladas de retroalimentación que fueron filmadas. Para esto se utilizaron 3 evaluadores distintos, que observaron 15 simulaciones y puntuaron en base al instrumento, encontrando índices de acuerdo inter-evaluador con valores Kappa superiores a 0.7. Lo anterior supone unos niveles de acuerdo que permiten la utilización del instrumento por evaluadores distintos, para observar la misma situación de retroalimentación.

A futuro se espera poder utilizar el instrumento en procesos masivos de evaluación de competencias directivas adscritos a la línea investigativa del proyecto FONDEF: ID14I10139, lo que permitirá dar mayor alcance a la evaluación de prácticas de retroalimentación en el contexto de la plataforma virtual de competencias directivas instruccionales.

Texto elaborado y editado por Christian Lazcano y Paulo Volante.

Referencias:

    • Hattie, J. (2008).Visible learning: A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement. Routledge.
    • Marzano, R. J. (2003).What works in schools: Translating research into action. ASCD.
    • Robinson, V. M. J., Lloyd, C. & Rowe, K. (2008). The impact of leadership on student outcomes. An analysis of the differential effects of leadership types. Lectura Adicional student outcomes. An analysis of the differential effects of leadership types. Educational Administration Quarterly, 44 (5), 635-674.